Matriarcado, la falsa idea de su existencia

Por Tessa Galeana

Existe la creencia de que una familia conformada solo por mujeres y niñas es un matriarcado. Sin embargo, esa confusión se da porque, en apariencia, solo se invierten los papeles de las familias heteropatriarcales, en donde el hombre es la máxima autoridad. 

No hay nada más lejos de la realidad, pues no existe un matriarcado, porque no se está libre de machismo y misoginia. Vivimos en un sistema donde los hombres son quienes deciden las leyes, son capitalistas y ejercen violencia de diferentes formas contra las mujeres y niñas.  El hecho de que una familia tenga como líder a una mujer, no significa que estén libres del patriarcado, mucho menos de tener réplicas machistas entre ellas. Porque se relacionan con hombres, afectiva, laboral y socialmente. 

Todas las mujeres son sometidas a prácticas machistas, mismas que se van replicando en colectividad. Además, el sistema legal termina, siempre, protegiendo a los hombres. Ellos tienen privilegios que las mujeres no tenemos, aún teniendo una familia donde no existe un hombre “a cargo”. Es justamente eso lo que provoca que haya más represión, cuando no existe la figura masculina. 

Una mujer que lidera el hogar, no es vista como figura de poder, sino como la persona a quien se le confiere la buena educación y crianza de las hijas e hijos, se le somete a mucha más presión de ser una buena madre, de seguir fomentando las mismas prácticas a las que el sistema patriarcal nos acostumbra. En realidad, la mujer líder del hogar, termina peor de estigmatizada, juzgada y criticada. 

Si analizamos más de cerca, un matriarcado representaría lo contrario a un patriarcado, pero entendamos desde una totalidad, no desde una singularidad familiar, es decir, el patriarcado es el sistema insertado en toda la sociedad, los hombres son quienes crean las leyes, quienes dirigen las riendas de los medios, del capitalismo, marcan las normas y ejercen poder sobre grupos vulnerables, todo en beneficio de los hombres. Mientras que aquello a lo que llaman matriarcado es solo una forma de vida de una familia, que no se replica en su totalidad y tampoco se reconoce, las mujeres no son quienes dirigen el capitalismo, no son quienes crean las leyes, no imponen reglas, ni normas sociales, simplemente existe la ausencia de figuras masculinas, lo que fomenta la necesidad de una mujer para dirigir las riendas del hogar y la educación de las y los hijos, lamentablemente, persiguiendo las reglas androcentristas, lo que conlleva a seguir manteniendo la “lógica masculina” en las mujeres. 

Básicamente, lo que una mujer líder hace en una familia donde no existe un patriarca, es aquello que se le ha conferido desde siempre, a educar, criar, atender y sostener a las y los hijos, más no a formar una sociedad hecha por mujeres y para mujeres, donde nosotras seamos las actoras principales, las más privilegiadas, que tengamos mejores salarios, que no se nos machaquen los derechos humanos, que se respeten nuestros cuerpos y nuestras decisiones. Tampoco somos quienes movemos las riendas económicas mundiales.

Por tanto, aunque haya comunidades donde, en apariencia, las mujeres mandan, el sistema en el que vivimos ni de chiste puede permitir que un “matriarcado” se geste realmente, pues eso significaría la pérdida de poder y tampoco es la mejor opción para que las mujeres vivamos libres y sin violencia. 

User registration

No tienes permiso para registrate

Reset Password